BK Shivani

Las situaciones existen fuera de nosotros, pero se vuelven parte de nuestra conciencia y comienzan a influir en nuestro comportamiento cuando pensamos en ellas una y otra vez.

 

Nos encontramos con muchas personas durante el transcurso del día. Si queremos, podemos encontrar algo que criticar en cada uno de ellos. Después de todo, nadie es perfecto. Pero si hacemos comentarios críticos sobre los demás en nuestra mente, tales como, “Él es así”, “Ella nunca mejorará”, “Ella nació de esta manera”, estamos llevando la negatividad dentro de nosotros mismos. Creemos que tenemos razón al pensar de esa manera: “Ellos son así, entonces, ¿qué se supone que debo pensar”?

Aquí es donde entra la espiritualidad. La espiritualidad nos enseña que cualquier cosa que pensemos eventualmente se convierte en parte de nosotros. Cada pensamiento crea una vibración que afecta nuestro estado de ánimo. Si nos detenemos en los defectos de los demás, los defectos ya no son “suyos” se vuelven parte de nosotros. Si pienso repetidamente en alguien, “Ella es tan irritante”, realmente estoy creando el hábito de irritarme.

Podemos decidir hacer un esfuerzo consciente para notar buenas cualidades en todos los que conocemos, pueden ser humildes, sinceros, trabajadores o puntuales. Si pensamos en tales cualidades, creamos vibraciones positivas y saludables, y nuestro estado de ánimo mejora. Cuanto mejor es la calidad de nuestros pensamientos, más fuerte se vuelve la mente. Pero nos aferramos a recuerdos dolorosos y desagradables, llenamos nuestra mente con ellos y luego empezamos a creer que el mundo no es agradable... la gente no es buena conmigo... Entonces nos relacionamos con la gente sobre la base de esta creencia.

Este es el resultado de lo que hemos elegido almacenar en la mente. Supongamos que alguien es grosero conmigo. Puedo seguir pensando en lo desagradables que fueron, en cómo me insultaron... o puedo decirme a mí mismo que probablemente no estaban en su mejor estado de ánimo, o estaban molestos por algo, por lo que se comportaron de esa manera. Entonces puedo eliminar todo el asunto de la mente y seguir con mi vida. Pero si sigo angustiándome por ello, magnificando el incidente repitiéndolo en mi mente una y otra vez, seré rehén de los sentimientos negativos de dolor, ira y tristeza que estoy creando.

La práctica regular de la meditación nos da el poder de elegir el pensamiento correcto en cada situación. Cuando usamos ese poder, podemos ser estables y felices, siempre.

BK Shivani  es una reconocida conferenciante motivacional y profesora de Rajyoga.

THE DAILY GUARDIAN 13 DE NOVIEMBRE 2021 Nueva Delhi

Artículos publicados

Cabeza, manos, corazón

por Dadi Janki El amor tiene una conexión con el...

El Poder para elegir los pensamientos correctos

BK Shivani Las situaciones existen fuera de...

El Ser Verdadero... desnudo y al descubierto

por Roger Cole El Dr. Roger Cole recuerda las...

Hacer la vida más pacífica

BK Surya Si deseamos tener paz mental y ser...

La Bella y la Bestia

por Lesley Edwards Lesley Edwards esclarece el papel de...

La benevolencia alegra la vida

por BK Mohini Panjabi La benevolencia, que es...

La Ética de los Negocios

por Christopher Drake Beneficios o profecías?...

La Gente Extremadamente Ocupada Aprende a Meditar

por BK Sister Jayanti Muchas personas están...

La importancia del desapego

por BK Geeta Cada cierto tiempo, la vida nos...

La integridad hace poderosa al alma

por Dadi Janki El que quiera ser un instrumento para...

La recarga con la Madre Naturaleza

Silvia Ismail Las rosas de San Francisco, en el...

La verdad trae victoria y también felicidad

por BK Rajni ¿Qué es la verdad y qué es la...

Los Instrumentos de la Paz

por Dadi Janki La llamada del tiempo es un...

Para servir a la naturaleza, primero cuida tu mundo interior

por B.K. Jayanti Solo estamos empezando a...

Preparación para el Silencio

por BK Mohini Panjabi (La hermana Mohini Panjabi...

Silencio

por Anthony Strano Anthony Strano es Director de los...

Una nueva dimensión de una vida sana

por Dr. Girish Patel Dos de las cosas más...