... tiene lugar en silencio

Tengo que alejarme de los ojos de los demás para responder a las necesidades del momento. Entonces la profunda metamorfosis tiene lugar en silencio. Una crisálida está hecha de hilos. Tres hilos tejen la crisálida de la transformación espiritual: Silencio, conocimiento y amor.

Hay algunas almas humanas que tienen ese tipo de amor; una de sus características es poder atrapar la corriente del amor divino. Se vuelven totalmente enfocadas en eso. Sirven al dolor de otras personas, pero nunca se enredan en él. Nunca usan la compasión o la misericordia de la manera equivocada. Nunca intentan jugar al salvador; son sólo instrumentos de amor divino y luz divina.

A través de la introspección se aseguran de que fluye el vínculo con la fuente divina. Porque ahora mismo necesitamos otra energía y otra conciencia.

Muchas personas en este momento sienten una especie de veneno dentro y están llamando a Dios. Pero también están llamando a los compañeros más cercanos de Dios, a los ángeles.

Los ángeles son universales. No tienen religión, no son cristianos ni hindúes ni musulmanes... Ellos son sólo seres puros. Y toda la humanidad es su familia. No sólo lo saben, lo sienten y actúan de acuerdo a ello.

Extracto del libro:
The Man Who Loved Angels
Ed. BKIS
Anthony Strano

Comentarios. 0

3000