El ser de poder y paz interna

Necesitas fortaleza para permanecer libre de la influencia de los demás. El desapego es esta fortaleza. Si no logras permanecer desapegado de las influencias no serás capaz de mantener tus pensamientos bajo control; te hundirás, así, en una espiral descendente hasta que desaparecerá todo rastro de bienestar interno.

El primer paso en el desapego es comprender quién eres como entidad espiritual. Esto te permite “desapegarte” de tu identidad física y de su mundo de pensamientos y sentimientos limitados, y “apegarte”, en cambio, a tu personalidad espiritual, el ser de poder y paz interna.

La vida diaria está llena de desafíos a este desapego. Por un lado, estará tu conciencia espiritual, pero por el otro estará la atracción hacia los seres humanos y el mundo material. El despego no significa separarse de estos, sino permanecer consciente de ti mismo como un ser espiritual y desempeñar tu función en el mundo. El desapego es, pues, mantenerte centrado en tu espiritualidad.

Extracto del libro:
Compañera de Dios.
Palabras y sabiduría de una de las grandes líderes espirituales del mundo
Ed. Brahma Kumaris
Dadi Janki

Comentarios. 0

3000