Crear un espacio de frescura, creatividad y calidad

La meditación, en forma de reflexión y examen, me ayuda a crear y mantener mi motivación. Para la novedad y la claridad de percepción de los ideales y de los objetivos, tenemos que dejar de estar tan aferrados a los viejos hábitos, a las viejas maneras de pensar y de ver y, por lo tanto, crear un espacio para algo nuevo e inspirador.

La motivación es una energía positiva interna, una combinación de entusiasmo y percepción clara que nos permite cumplir un cometido. Nos mantiene decididos y en marcha; de otro modo, es fácil distraerse por los problemas, novedades y ociosidad; nos mueve de una realidad a otra, de dónde estoy a dónde quisiera estar. La motivación se mantiene cuando el sentido de finalidad, de la identidad y la contribución se cumple.

Para reactivar nuestra motivación, tenemos que examinar ¿qué quiero?, ¿qué deseo?, ¿qué valoro?, ¿qué necesito?, ¿con qué disfruto?, ¿qué entiendo?, y, sobre todo, ¿qué amo? Cuando nos sentamos a reflexionar en las respuestas a estas preguntas, se convierten en la base para activar nuevos entendimientos y tareas, a los que he olvidado prestar la atención adecuada y no he desarrollado correctamente.

A lo largo de la vida es necesario, de vez en cuando, dar un paso atrás, volverse silencioso y redefinir, reevaluar y experimentar, una y otra vez, aquello que sabemos, o que creemos saber. Es un ejercicio sencillo que, si se realiza con sinceridad, estimula la novedad en nuestros pensamientos y en nuestra pauta motivacional. Entonces, se genera frescura, creatividad y calidad.

La motivación lograda depende de tener un objetivo claro, y la fe en mi objetivo determina la calidad del esfuerzo y la disposición a aceptar retos. Habrá una renovación lograda de la motivación cuando me dé cuenta de que siempre tengo la oportunidad de ejercer mi capacidad de elegir.

El proceso supone crecer, desarrollarse y aprender el cultivo de la conciencia y los recursos propios y de los demás. Para que el proceso se dé eficientemente, tengo que priorizar, es decir, emplear del mejor modo posible mi tiempo, energía y recursos; los resultados son el respeto, la armonía, el bienestar individual y colectivo, tener un rumbo en la vida y la sensación de profundo cumplimiento en el propio ser.

Extracto del libro:
Pensamiento oriental para la mente de occidente.
Visión del Raja Yoga
Ed. Brahma Kumaris
Anthony Strano

Comentarios. 0

3000