Cambio, progreso y metamorfosis

Sabio es aquel que, después de escuchar el conocimiento espiritual, tiene el valor de ponerlo en práctica, diariamente y sin cesar. El conocimiento se transforma en sabiduría cuando existe el compromiso de aprender. Aprender significa cambiar.

Hay tres tipos de cambio: uno es simplemente el cambio per se; otro es el desarrollo y el progreso del ser; y el más profundo y sorprendente es la transformación, la metamorfosis completa.

El cambio puede llevarse a cabo a través de pensamientos positivos que nos ayudan a crear actitudes positivas, que nos ayudan a vivir plenamente, a convertirnos en mejores personas. Cualquiera que sinceramente lo decida, puede cambiar algo de sí.

Para que el ser progrese desde el punto de vista de su espiritualidad necesita de un cambio profundo y del poder espiritual para alcanzar logros permanentes. Para lograrlo, debemos aprender a utilizar la energía del ser junto con la energía divina de Dios. Con esta doble fuerza podemos cambiar completamente nuestros antiguos patrones negativos. Este tipo de cambio puede ser permanente. La persona transformada logra detectar la sombra de la negatividad antes de que se afiance y la detiene antes que engañe al ser y le cause daño.

El siguiente estado es la metamorfosis, que es la que de hecho convierte al ser en divino. Es el proceso de la transformación absoluta y completa, al grado tal que el ser humano ya no es identificado como tal. Se lleva a cabo un renacimiento completo del intelecto, y es a través de esto que el espíritu se reestructura. A este renacimiento del intelecto muchos le han denominado “la apertura del tercer ojo”. Se entiende que este es un salto sobrehumano en la conciencia. Mientras más nos adentremos en el ser, más alto será el salto.

Un ser humano tocado profundamente por el amor de Dios se interna en un silencio introspectivo. En ese silencio el ser recuerda a Dios y dicho recuerdo teje el capullo de la metamorfosis humana. El Único, quien es la Verdad pura, nutre al ser con amor a medida que este se transforma.

Extracto del libro:
El puno Alfa.
Una mirada a Dios
Ed. Brahma Kumaris
Anthony Strano

Comentarios. 1

3000