Apreciar y valorar

Es importante recordar que la calidad de nuestros pensamientos influye en nuestro estado de ánimo.

Apreciar y valorar no quiere decir que ignoremos o no queramos ver las deficiencias y los defectos de los demás. Es solo cuestión de foco, dónde centramos la atención y qué pensamientos nutrimos en la mente.

Cuando nuestra visión y nuestros pensamientos son apreciativos, los primeros beneficiados somos nosotros mismos, ya que la acumulación de pensamientos y sentimientos constructivos genera en nuestro interior un estado de ánimo más feliz y armónico.

Extracto del libro:
ARQUITECTURA DE LA CALMA
Una guía práctica para encontrar la serenidad y el equilibrio interior
Ed. Luciérnaga
Vicenç Alujas y Guillermo Simó

Comentarios. 0

3000