elfactoraja big

7 estrategias para liberarse del estrés
EL FACTOR ¡AJÁ!

Mike George

Editorial KIER
ISBN 950-17-2808-0
N.págs. 128
Formato: 198 x 138 mm

Los siete ¡Ajá! son siete momentos de profunda revelación para nuestras vidas, que todos podemos alcanzar y que nos abrirán a nuevas maneras de ver nuestros problemas y el potencial que tenemos para resolverlos.

Este libro nos despoja de las ilusiones que rodean a la enfermedad de la era moderna: el estrés. En siete revelaciones, nos recuerda la esencia de los distintos senderos de la sabiduría espiritual, describiendo de manera sucinta en qué aspectos debemos tomar conciencia para crear la auténtica felicidad y vivir con mayor satisfacción. La obra concluye con los siete momentos "eureka" y la práctica de cualquiera de ellos cambiará profundamente nuestra vida de la manera más positiva imaginable.

 

Acepte todo
No se resista ante nada, porque eso sólo fortalece aquello a lo que se resiste y prolonga la lucha

¿Ha notado alguna vez cómo la resistencia conduce a la persistencia? Todo aquello que es resistido o rechazado, simplemente persiste y vuelve en igual medida. Parece una de esas leyes de hierro dentro de nuestro universo energético. Ya sea que se trate de uno contra uno, de comunidad contra comunidad, o nación contra nación, cuando uno empuja contra el otro o resiste la posición del otro, hay algo llamado conflicto continuo. Todos hallamos siempre una ocasión para rechazar o resistir a otra persona, a todos nos gusta entablar una pelea desde nuestro sillón contra cualquier cosa que nos disgusta, cuando las noticias de la tarde nos muestran qué sucede en el mundo.
Olvidamos que, cuando nos decidimos a resistirnos a algo o alguien -ya sea mental o físicamente- sólo conferimos más poder al objeto de nuestra resistencia, tanto en la realidad como en nuestra propia mente. La resistencia mental y, por lo tanto, emocional, entonces se convierte en un hábito.
Todo sucede porque tenemos la creencia subconsciente de que el mundo debe cantar nuestra canción. Cuando no lo hace, nuestro enojo se convierte en más resistencia; y al crear resistencia hacia alguien o algo, automáticamente creamos nuestros propio temor. De hecho, siempre es sólo miedo lo que yace detrás de nuestros comportamientos de resistencia. Todo proviene de esa creencia de que estamos en condiciones y deberíamos controlar lo que no podemos, de que el mundo debería bailar al compás de nuestra propia música.
Por otra parte, si desea disfrutar de la capacidad de influir en las personas y las situaciones, siempre empiece por la aceptación. Si quiere desarmar a alguien, empiece por la aceptación; si quiere alentar y conferirle poder a alguien para que cambie, empiece por la aceptación; si quiere resolver el conflicto en una relación dada, empiece por la aceptación; si quiere ser un líder, siempre empiece por la aceptación. Pero que no sea condicional. De lo contrario, sólo será resistencia disfrazada de aceptación; demostrará que usted todavía trata de controlar a los demás y que aún tiene miedo. La aceptación lo conecta con la energía de la persona o el flujo de la situación, y cuando usted se conecta y fluye, tendrá la máxima influencia. Pero si ofrece resistencia, se desconecta, se encuentra tratando de controlar y las barreras se levantan inmediatamente.
Y lo mismo ocurre en su interior. Usted ya es tranquilo, paciente y sabio en su corazón. La lucha por derrotar los hábitos del miedo y el enojo sólo sostiene y fortalece la barrera entre usted y su paz, entre usted y su sabiduría, entre usted y su poder para ser paciente. Si existe alguna lucha en su esfuerzo por cambiar, entonces será como si estuviera resistiendo aquello que quiere cambiar en su interior. Estos también serán hábitos que ha creado en el pasado. Recuerde que usted no es su hábito, aunque tiende a identificarse con él; a veces, se dice que son "mi naturaleza". Entonces, en el momento en que lucha y, por lo tanto, se resiste a un hábito, es como si estuviera oponiendo resistencia a usted mismo. En efecto, está batallando contra usted mismo, luego, esto torna al hábito que trata de modificar más fuerte aún, drena el poder y debilita su capacidad para establecer nuevos patrones de pensamiento y comportamiento positivos.

elsistemainmun big

El sistema inmunitario del alma
Cómo liberar tu ser de todo tipo de enfermedades

Mike George

ISBN: 978-0-9576673-6-5
N. págs. 170
Formato: 215 x 142 mm

La salud de tu cuerpo y el bienestar de tu ser son diferentes.



Cada uno tiene su propio "sistema inmunológico". Mientras que el cuerpo desarrolla muchos tipos de dolor, lo que llamamos enfermedad, el alma "sufre" de muchas formas de enfermedades, a lo que llamamos sufrimiento.
Mike identifica las 12 enfermedades del alma que todos sufrimos incluyendo la artritis del alma, el asma del alma y la indigestión del alma. Mike te muestra cómo activar el "otro" sistema inmunológico y sanar tu ser.

 

Hay una enfermedad de nuestro corazón; no del corazón de nuestro cuerpo, sino del corazón de nuestra conciencia, el corazón de nuestro ser, nuestro corazón espiritual. Conocemos a esta enfermedad como la emoción de la TRISTEZA. A veces nos referimos a ella como un sentimiento de abatimiento en el corazón cuando decimos: «Sin duda tenían el corazón apesadumbrado». La «creencia viral» que subyace en esta emoción particular y que, por tanto, provoca toda la tristeza es: «He perdido a alguien o algo». Es una de las «creencias virales» más predominantes con las que solemos «infectarnos» mutuamente, del mismo modo que contagiamos el virus de la gripe en la oficina. La tristeza se contagia a nuestras conversaciones cuando «nos identificamos» con alguna aparente pérdida de otra persona y generamos tristeza en su lugar.
La tristeza y la pena, esa moneda tan común en nuestras relaciones, también se «cree» que son naturales. Es difícil comprender que son una forma de sufrimiento, y por lo tanto que son casos «no naturales» de nuestra conciencia.

¡De vuelta a la realidad!


Volviendo por un momento al territorio de «lo real», en esencia hay dos realidades en la vida. Primero está el mundo físico que nos rodea, siempre cambiante, y en el que se incluye la forma física que ocupamos. La segunda realidad es el mundo de nuestro interior, de nuestra conciencia, que es nuestro yo. En esta realidad, aunque los pensamientos y los sentimientos cambian, hay un espacio interior que no cambia nunca. Es el núcleo silencioso e inmóvil de tu ser. El «yo» que dice «yo soy», es como el centro de una rueda donde hay una parte de ella que nunca se mueve. Todo lo demás se mueve a su alrededor. Eso significa que todo en la vida gira en torno al centro inmutable, inamovible y siempre inmóvil que es el yo. ¡Tú! Reflexiona unos instantes y observa si puedes acallar tus pensamientos ni que sea por un momento. Permítete ser consciente únicamente de tu ser en estado de conciencia. Toma conciencia de la inmovilidad, el silencio... ¡ese eres tú! El inmóvil, inamovible e inmutable... tú.
Entre estas dos realidades, entre la realidad de «ser» (centrado) y la realidad de «hacer» algo en el mundo (acción fuera del centro), tenemos lo que llamamos mente. La mente es la interfaz entre el ser y el hacer. Mientras tu mente está en tu conciencia, en «el yo», ¡no eres tu mente! La mente es como una ventana y una pantalla. A través de la ventana de la mente atraes hacia ti el mundo exterior, por así decirlo. Al mismo tiempo, puedes utilizar tu mente como una tela, como una pantalla en la que crear imágenes, ideas, conceptos, etc. A través de la ventana de tu mente proyectas entonces lo que creas en tu mente interior hacia el gran y amplio mundo «de ahí fuera».

misiondeamor big

Misión de amor
Viaje espiritual de un médico

Roger Cole

Editorial KIER 
ISBN: 950-17-0222-7
N. págs. 244
Formato: 199 x 137 mm

Roger Cole, famoso médico australiano, describe en varias historias verídicas e impactantes, el proceso de transición de la vida, desde este planeta hacia un nuevo camino de luz. Los protagonistas son pacientes terminales que tuvieron acceso a su ayuda como terapeuta y que, gracias a este auxilio, abandonaron el plano terrenal con dignidad y sin resistencias. Es un libro que promueve esperanzas, fortifica espiritualmente y orienta el autodescubrimiento. Más aún, un libro donde se muestra la relación y complementariedad entre la maravilla del vivir y la maravilla de lo que llamamos muerte.

 

LA POSITIVIDAD EN LA ACCIÓN

"La paz de mi madre era radiante y la habitación se había llenado de amor".


June me hablaba sobre la muerte de Margaret, su mamá. Cuando le dijeron que el cáncer de ovarios era incurable, Margaret quedó muy sorprendida y no podía creerlo. Al principio pensó que los médicos habían cometido un error.


Después de darse cuenta de que era verdad, rechazó la deducción de que podría morir por eso. A medida que se deterioraba y esto se volvía realidad, se enojó con el mundo. "¿Por qué a mí?", decía llorando. A menudo June se encontraba en el otro extremo recibiendo todo este enojo, el cual era seguido por lágrimas de culpa y remordimiento. Por fortuna, June era cariñosa e inteligente, y comprendió que su madre simplemente necesitaba una salida.


A medida que Margaret se fue debilitando, su enojo dio paso a la depresión y la desesperanza. Empezó a lamentarse sobre la creciente realidad de que no iba a estar con su familia por mucho más tiempo. Había planeado estar presente en la graduación universitaria de su nieto, pero ahora debía aceptar que eso no sería posible. Gradualmente, a medida que fue rindiéndose y cediendo ante la lucha, empezó a aceptar aquello contra lo cual había estado peleando. Podía hablarle a June sobre lo que quería para su funeral y quién iba a recibir sus diversas posesiones. Para asombro de todos, Margaret estaba más feliz y contenta, cuando comenzó a enfrentar su muerte. En lugar de temerle y luchar contra su injusticia, se soltó poniendo fin a su sufrimiento. Le dijo a June que "morir es como una caminata en el parque".


June me dijo que ella y sus hermanas estaban todas presentes cuando Margaret murió. "Fue hermoso", dijo, "mamá tenía tal optimismo y alegría, que le subió el ánimo a todos los demás, haciendo que se sintieran felices. Nunca olvidaré el poder del amor que emanaba de ella; en verdad fue algo especial".
Aquí, June describía el estado de aceptación de su madre. Luego yo le pregunté: "Al final, ¿ella estaba preocupada por su apariencia y su aspecto, o por la enfermedad y el hecho de que estaba muriendo?"


June contestó: "No, mamá estaba en paz consigo misma. Aunque estaba consumida, era como si su cuerpo hubiera dejado de existir; sólo perduró la serenidad y en ella ya no había temor".


Luego le pregunté: "¿Su madre parecía preocupada por alguno de ustedes en ese momento?"


"No", respondió ella, "mamá sabía que estábamos ahí, pero ella parecía encontrarse más allá de toda preocupación por nosotros, por saber cómo nos estábamos sintiendo o cómo estábamos manejando el problema".


"¿Qué pasaba con los problemas de nuestro mundo?", le pregunté. "¿Le afectaban las privaciones y los conflictos que suceden actualmente?" June sonrió y dijo: "Mi madre siempre sostuvo una firme posición frente a todas las cosas y, en verdad, solía agitarse bastante con ellas. Pero ahora que lo menciona, me doy cuenta de que no estaba preocupada para nada. Supongo que debe haberse librado de todo". June balbuceó por unos instantes, como buscando las palabras y luego, con toda emoción, repitió:


"¡Se había librado de todo!"

arquitecturacalma esp big

Arquitectura de la calma
Una guía práctica para encontrar la serenidad y el equilibrio interior

Vicenç Alujas y Guillermo Simó

Ediciones Luciérnaga 
ISBN: 978-84-15864-31-8
N. págs. 226
Formato: 215 x 142 mm

En nuestro día a día nos enfrentamos continuamente a un cúmulo de situaciones que nos generan estrés, nerviosismo e intranquilidad. Sin embargo, es posible conservar la serenidad frente a todas estas circunstancias si aprendemos a conseguir un estado de calma interior sólido y definitivo.


Con Arquitectura de la calma aprenderemos, paso a paso, un método para alcanzar la calma interior mediante sencillos ejercicios de meditación y consejos prácticos.

Edición en catalán:
"ARQUITECTURA DE LA CALMA. Una guia pràctica per trobar la serenitat i l'equilibri interior"ISBN: 978-84-16139-08-8

 

Compararnos con otros es una tendencia muy arraigada en la psique humana. Es algo natural y cotidiano. Sin embargo, ¿qué hacemos después de compararnos? Ahí está el problema, ya que, a menudo, los sentimientos que generamos en nuestro interior no nos van a ayudar a nutrir la calma que queremos conseguir, sino más bien lo contrario.

Compararse con los demás se ha convertido para muchos de nosotros en un hábito casi inconsciente en el que caemos prácticamente sin darnos cuenta.

¿Qué hay detrás de esta actitud? Realmente, si fuera para inspirarnos y mejorar como personas, no sería ningún problema. Pero, con frecuencia, la realidad es que cuando nos comparamos, de alguna manera cambiamos el sentimiento de valía hacia nosotros mismos.

Es decir, si la comparación es descendente, si la persona con la que nos comparamos tiene menos éxito o logros que nosotros, el sentimiento se vuelve favorable.  Entendemos que nuestra posición es más afortunada, nos sentimos bien con nosotros mismos.

No obstante, cunado percibimos que la persona con la que nos comparamos parece brillar más, se la ve más feliz y realizada, recibe una mayor consideración y respeto por parte de los demás.. entonces la cosa cambia. Nuestro sentimiento de valía disminuye afectando a nuestra autoestima.

No sólo eso, los celos y la envidia son el nombre que hemos puesto a algunos de los sentimientos que se generan en nuestro interior, cuando percibimos que tenemos menos que ellos y por tanto… ¡somos menos! Aquí está la conclusión fatal. Y ¿cómo podemos estar en paz si nos sentimos menos que otros?

avanzar big

Avanzar
Senderos hacia el crecimiento personal

Margaret Pinkerton

ISBN: 978-84-923166-6-3
N. págs. 84
Formato: 210 x 208 mm

Existe una diferencia entre estar vivo y ser realmente capaz de vivir y disfrutar de la vida. Este libro trata sobre cómo aprender esto último a través de un proceso de auto transformación y meditación.

Aunque se ha escrito sobre todo pensando en personas que sufren una enfermedad que amenaza sus vidas, también es importante para cualquier persona que desee explorar el proceso de auto transformación como una parte esencial en la mejora de la salud y el bienestar.

Se puede acompañar de dos CD's: Avanzar 1 o Avanzar 2 con comentarios de meditación.

 

Aprender a creer en mí mismo

Todas las personas tienen una conciencia o imagen de sí mismas en sus mentes. En términos generales, cada persona dispone de dos opciones: dudar del ser y sentirse indigna, o bien creer en el ser y sentir autoestima. Ambas posibilidades pueden experimentarse en ocasiones diferentes.

A lo largo de la vida, la mayoría de las personas han ido añadiendo estratos de dudas en su concepto de sí mismas, puede que a causa de errores cometidos en el pasado, tanto reales como imaginarios, o porque han aceptado las actitudes, opiniones o acciones negativas de otras personas hacia ellas. Una de las partes más esenciales del proceso de autotransformación es retirar esos estratos de dudas y reemplazarlos por sentimientos de autoestima, amor propio, cariño por uno mismo y autoaceptación.

La naturaleza real de toda alma es el amor. Si no se es capaz de amar, sea a sí mismo como a los demás, entonces es que en algún lugar se ha producido una lesión o herida en el alma. El proceso de meditación desarrolla la capacidad para tener una actitud positiva hacia uno mismo. A través de la meditación aprendo el proceso de aceptar y experimentar mis propias cualidades, virtudes, valores y capacidades. Por ejemplo, en la meditación, cuando acepto y experimento el pensamiento «soy un ser sosegado, afectuoso y cariñoso», estoy liberándome de complejos de inferioridad o de las opiniones y sentimientos negativos provenientes de otras personas.
El mejor regalo que puedo hacerme es creer en mí mismo. Si no hago más que decirme «No tengo energía para poder con todo», o «No valgo mucho», entonces no podré con todo o bien no valdré mucho. Cuando carezco de fe en mí mismo, pongo restricciones sobre mis propias habilidades para hacer frente a los desafíos y cambios de mi vida. Si siento respeto por mí mismo podré hacer frente a todo tipo de situaciones. Si carezco de respeto por mí mismo me asusto.

Cada persona es única e individual. Todas las personas deben mantener la fe en sus propias capacidades, aunque otros no lo hagan. Tarde o temprano, cuando los demás empiecen a sentir los beneficios derivados de esas capacidades, serán capaces de apreciarlas.