Ligereza y paz

En conciencia del alma darás amor y respeto a los demás de forma natural y, con el tiempo, recibirás a cambio amor y respeto. Cada acción realizada en conciencia del alma es una acción a través de la cual te beneficias y, por ello, también beneficiará a otros.

El karma empieza en la mente en la forma de pensamientos, las semillas de la acción. Así como es el pensamiento, así será la acción. Los pensamientos, al igual que las acciones, emiten vibraciones e influyen en la atmósfera alrededor. Habrá un retorno kármico de esas vibraciones.

Los pensamientos puros, felices, de paz son los tesoros más valiosos de la vida. Si mantienes esos pensamientos beneficiosos en tu conciencia, vayas a donde vayas, crearás una atmósfera pura de paz y felicidad, de la cual otros se beneficiarán muchísimo.

Comprender las consecuencias de las acciones significa que pones cuidado en hacer todo de la manera adecuada. Si vas más despacio, te das más tiempo para hacer las cosas correctamente. Si algo se hace bien, es muy probable que no cause problemas en el futuro. El trabajo bien hecho te deja con una mente en paz.

Concentrarte completamente en lo que estás haciendo en este momento te permite tener el control absoluto tanto de tu mente como de tu cuerpo. Si sigues realizando acciones con conciencia del alma, puedes permanecer ligero y lleno de paz.

Extracto del libro:
Meditación práctica.
Yoga espiritual para la mente.
Ed. Kier
B. K. Jayanti

Comentarios. 0

3000